viernes, 21 de septiembre de 2018

PROBLEMAS DE ALIMENTACIÓN EN LA INFANCIA

LA IMPORTANCIA DEL PAPEL DEL TERAPEUTA OCUPACIONAL DENTRO DEL EQUIPO MULTIDISCIPLINAR QUE TRATA LOS PROBLEMAS DE ALIMENTACIÓN EN LA INFANCIA

La Terapia Ocupacional (TO) en la infancia engloba aquellas situaciones en las que el niño presente alguna limitación en la participación, de tal modo que la alimentación es una de ellas y en la cual, según los estudios, una en las que encontramos más dificultades por diferentes causas.
 
Según el Marco de trabajo para la Práctica de Terapia ocupacional: Dominio y Proceso (Aota, 2014) fue desarrollado para plantear la contribución de la TO en la promoción de la salud, y la participación de las personas, organizaciones, y las poblaciones mediante un compromiso con la ocupación.
 
En este documento, podemos encontrar una clasificación de actividades de la vida diaria, dentro de la cual aparece la Alimentación. Por lo que la identificación de las dificultades en el ámbito de comer, alimentación y la hora de comida, corrobora la necesidad de derivar a los niños con estos problemas a terapia ocupacional. Además, está documentado que los terapeutas ocupacionales tienen la formación, el conocimiento y la experiencia necesaria para evaluar y proporcionar intervención en los aspectos físicos (motores), cognitivos, sociales, emocionales y culturales de la alimentación, el comer, y la “hora de la comida”, por lo que todos estos aspectos son necesarios para que se dé una buena alimentación, satisfactoria para el niño y la familia. Establece diferenciación entre alimentar y comer/tragar:
  • Comer/tragar: Es la capacidad para manipular y mantener los alimentos o líquidos en la boca y tragarlos.
  • Alimentación: Es el proceso de preparar, organizar y llevar a la boca el alimento (o líquido) del plato/taza/vaso a la boca.
Ambas requieren una función efectiva y coordinada de los sistemas que intervienen en estos procesos, tales como capacidad oromotriz (motor), sensorial y cognitiva.
 
Por lo tanto, cualquier niño puede tener alguna dificultad en el proceso de alimentación, bien sea por causa motora, participación, factores ambientales o dificultades en la función/estructura de “comer/tragar”.
 
Tras hacer un breve repaso por el Marco de trabajo para la práctica de la TO (Dominio y Proceso), en el que podemos sustentar la terapia ocupacional como parte de un equipo multidisciplinar para trabajar los problemas en la alimentación, cabe destacar la importancia de una valoración exhaustiva y holística para conocer donde radica el problema en sí mismo, en la función (dificultades en la percepción oromotriz, planificación motora (motor) o dificultades en la integración sensorial), en la estructura (causa orgánica de base tipo PCI,...) o en los factores ambientales (contexto, familia, colegio) que hacen que su participación esté mermada o en riesgo de padecerla, por lo que el terapeuta ocupacional es imprescindible en el equipo para intervenir en los trastornos de la alimentación.
 
 
¿Cómo saber si mi hij@ tiene problemas en la alimentación? ¿Cuándo plantear
una evaluación en la alimentación?
  • Tiempos de alimentación prolongados, más de 30 minutos.
  • Durante la lactancia, chupado deficiente o dificultad para agarrarse firmemente al pezón.
  • Dificultad en transición a una nueva textura en las etapas apropiadas del desarrollo. Por ejemplo: niño con más de tres años que no acepta transición y no come sólido.
  • Tose o hace arcadas al comer.
  • Estrés/tensión para el niño y/o padres durante o después de la alimentación. Ej: llora, grita, se niega a comer...
  • Poco interés o respuesta negativa ante la presentación oral del alimento.
  • Perdida de líquido o alimento alrededor de los labios.
  • Vomita con frecuencia o escupe excesivamente durante o después de las comidas.
  • Excesiva retracción o protrusión lingual.
  • Mantiene el alimento en la boca o lo mastica durante mucho tiempo antes de deglutirlo.
  • Babeo excesivo.
  • Indicativo de dificultades respiratorias durante las comidas por boca, por ejemplo: trata de alejarse, agranda los ojos, ensancha los orificios nasales...
  • Voz gorjeante
  • Gana poco peso.
 
AUTORA:
Carmen Nélida Waliño Paniagua
Terapeuta Ocupacional Infantil - Especialista en Integración Sensorial
Asociada AEIS: 192 















lunes, 3 de septiembre de 2018

Terapia Ocupacional en Problemas de Alimentación



 PAPEL DEL T.O. DENTRO DEL EQUIPO MULTIDISCIPLINAR QUE TRATA LOS PROBLEMAS DE ALIMENTACIÓN EN LA INFANCIA.

  

¿Por qué trabajamos la alimentación desde Terapia Ocupacional?

La Terapia Ocupacional (TO) en la infancia engloba aquellas situaciones en las que el niño presente alguna limitación en la participación, de tal modo que la alimentación es una de ellas y en la cual según los estudios, una en las que encontramos más dificultades por diferentes causas.
Según el Marco de trabajo para la Práctica de Terapia ocupacional: Dominio y Proceso (Aota,2014) fue desarrollado para plantear la contribución de la TO en la promoción de la salud, y la participación de las personas, organizaciones, y las poblaciones mediante un compromiso con la ocupación. En este documento podemos encontrar una clasificación de actividades de la vida diaria, dentro de la cual aparece la Alimentación. Por lo que la identificación de las dificultades en el ámbito de comer, alimentación, y la hora de comida corrobora la necesidad de derivar a los niños con estos problemas a terapia ocupacional. Además, está ampliamente documentado que los terapeutas ocupacionales tienen la formación, el conocimiento y la experiencia necesaria para evaluar y proporcionar intervención en los aspectos físicos(motores), cognitivos, sociales, emocionales y culturales de la alimentación, el comer, y la “hora de la comida” y todos estos aspectos son necesarios para que se dé una alimentación satisfactoria para el niño y la familia.  Existe diferenciación entre alimentar y comer/tragar.
  1. Comer/tragar: “La capacidad para manipular y mantener los alimentos o líquidos en la boca y tragarlos”
  2. Alimentación: Es el proceso de preparar, organizar y llevar a la boca el alimento(o liquido) del plato/taza/vaso a la boca.
Ambas requieren una función efectiva y coordinada de los sistemas que intervienen en estos procesos, tales como capacidad oromotriz(motor), sensorial y cognitiva.
Por lo tanto, cualquier niño puede tener alguna dificultad en el proceso de alimentación, bien sea por causa motora, participación, factores ambientales o dificultades en la función/estructura de “comer/tragar”.
Tras hacer un breve repaso por el Marco de trabajo para la práctica de la TO(Dominio y Proceso), en el que podemos sustentar la terapia ocupacional como parte de un equipo multidisciplinar para trabajar los problemas en la alimentación, cabe destacar la importancia de una valoración exhaustiva y holística para conocer donde radica el problema en sí mismo, en la función( dificultades en la percepción oromotriz, planificación motora(motor) o dificultades en la integración sensorial), en la estructura( causa orgánica de base tipo PCI,…) o en los factores ambientales( contexto, familia, colegio) que hacen que su participación este mermada o en riesgo de padecerla, por lo que el terapeuta ocupacional es imprescindible en el equipo para intervenir en los trastornos de la alimentación.

¿Cómo saber si mi hij@ tiene problemas en la alimentación?
Cuando plantear una evaluación en la alimentación.
  •  Tiempos de alimentación prolongados más de 30 minutos.
  •  Durante la lactancia, chupado deficiente o dificultad para agarrarse firmemente al pezón.
  •  Dificultad en transición a una nueva textura en las etapas apropiadas del desarrollo. Por ejemplo: niño con más de tres años que no acepto transición y no come sólido.
  •  Tose o hace arcadas al comer.
  •  Estrés/tensión para el niño y/o padres durante o después de la alimentación. Ej: llora, grita, se niega a comer…
  •  Poco interés o respuesta negativa ante la presentación oral del alimento.
  •  Perdida de liquido o alimento alrededor de los labios.
  •  Vomita con frecuencia o escupe excesivamente durante o después de las comidas.
  •  Excesiva retracción o protrusión lingual.
  •  Mantiene el alimento en la boca o lo mastica durante mucho tiempo antes de deglutirlo.
  •  Babeo excesivo.
  •  Indicativo de dificultades respiratorias durante las comidas por boca, por ejemplo: trata de alejarse, agranda los ojos, ensancha los orificios nasales…
  •  Voz gorjeante
  •  Gana poco peso.
 Si tu hijo muestra algunos de estos comportamientos sería apropiado buscar más información, consultar o realizar una evaluación por Terapeuta Ocupacional cualificado. Infórmate en la web de la ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE INTEGRACIÓN SENSORIAL www.integracionsensorial.es
 
 
 AUTORA:
Carmen Nélida Waliño Paniagua
Terapeuta Ocupacional -Especialista en Integración Sensorial
Asociada AEIS:192








 

domingo, 2 de septiembre de 2018

¿POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE EL JUEGO EN LA INFANCIA?

La infancia es una de las etapas más importantes del ser humano. Durante ésta, y a través del juego, aprendemos la mayoría de las habilidades que nos serán de gran utilidad en nuestro día a día.
 
El juego permite al niño desarrollar su inteligencia, creatividad, sociabilidad, afectividad, habilidad manual, lenguaje, motricidad y aprendizaje de las reglas de convivencia. Está considerado como una actividad básica en el desarrollo infantil,  y un niño que no juega, se está perdiendo multitud de oportunidades de aprendizaje; a través del juego los niños buscan, exploran, experimentan y descubren el mundo por sí mismos, siendo uno de los mayores instrumentos para la educación. 
 
El juego no sólo es un derecho de los niños, sino que es además una actividad saludable y placentera. Jugar es una fuente inagotable de alegría, diversión, retos y satisfacción, y permite que el niño aprenda sobre su propio cuerpo y sus habilidades y, además, facilita el desarrollo del lenguaje y aprende a relacionarse con los demás. 
 
En el siglo en el que vivimos, rodeados de tecnologías, a veces olvidamos la importancia que tiene el movimiento en nuestro desarrollo físico, psicológico y social. Muchos niños se pasan horas y horas sentados frente un móvil, tablet o televisión; esto hace que cada vez sean más sedentarios, y que no se desarrollen correctamente.
 
Si los niños no juegan, podríamos encontrarnos con dificultades  más adelante como: problemas de aprendizaje que afectan en su rendimiento académico, problemas posturales, dificultades para relacionarse con los demás, pueden parecer torpes y, además, todo esto podría hacer que el niño se frustre, tenga una mala conducta o que disminuya su autoestima, haciendo que sus niveles de estrés y ansiedad se eleven, sin ser necesario para su edad. 
 
Por todos estos motivos, dejemos que los niños experimenten, que se suban y se bajen, que se ensucien, que salten, que corran, que se caigan, que griten, que lloren, que rueden en el césped, que salten en los charcos, y en definitiva, QUE JUEGUEN. 
 
Podéis encontrar más información sobre la importancia del juego en las siguientes webs: 
 
www.diadeljuego.org
www.crecerjugando.org 
http://www.aptus.com.ar/en-terapia-ocupacional-un-nino-que-no-juega-es-tan-grave-como-un-nino-que-rechaza-comer-o-dormir/
 
AUTORA:
Verónica Simón Donaire
Terapeuta Ocupacional - Especialista en Integración Sensorial
Asociada AEIS: 200 

















viernes, 31 de agosto de 2018

tramitamos becas educativa

Ya hemos vuelto de las vacaciones y os dejo el enlace para las becas educativas de este curso. Se pueden tramitar hasta el 27 de septiembre. 

ayudas para alumnado con necesidades educativas especiales 

Por cualquier pregunta no dudeis en llamarnos y te ayudamos en pedirla.